fbpx
Image thumbnail

Blog

Un futuro sólido para la cosmética natural

La sostenibilidad se ha convertido en una filosofía de vida y en un factor clave en el comportamiento de los consumidores, por lo cual buscan que sus acciones no sean dañinas para el medio ambiente.

En los últimos años han surgido nuevas propuestas de marcas especializadas en productos cosméticos sólidos que buscan también que sus productos sean transparentes a través de certificaciones orgánicas, naturales o veganas. Por su parte,  algunas marcas tradicionales han experimentado cambios e incluso han adoptado esta tendencia.

El mercado cosmético se ha enfocado en las experiencias que el consumidor pueda tener con los productos y el éxito de los mismos se debe al logro de la textura ideal. Mientras que una crema o un serum ofrece una sensorialidad familiar por los consumidores, el uso de un producto cosmético en forma sólida a veces implica un proceso de aprendizaje sobre cómo usar el producto y cómo obtener todos sus beneficios.

La formulación de un producto sólido requiere una mayor investigación en cuanto a texturas, ingredientes activos o componentes aptos para este formato, y un conocimiento profundo del mercado al cual será dirigido. Esto también incluye el hecho de que son más compactos y por tanto más fáciles de almacenar y transportar.

Empero, se debe tener en cuenta que la presencia de agua en un producto cosmético requiere adicionar conservantes al mismo, debido a que las bacterias y los microbios crecen más fácilmente en un medio acuoso. Por lo tanto, los cosméticos sólidos contienen generalmente menos conservantes o productos químicos y los consumidores los perciben como naturales, saludables y amigables para el medio ambiente.

Por otro lado, este tipo de formulaciones nos recuerdan que el agua es uno de los recursos más importantes del planeta tierra así como también lo es para el desarrollo de productos y materias primas de cosmética en general. En una botella estándar de shampoo, el agua representa entre el 80% y el 90% del producto terminado, a diferencia de un shampoo sólido, en el cual la cantidad de agua puede oscilar entre 35% y un 45%.

Este formato también permite prescindir fácilmente del uso de envases plásticos que generalmente se usan para los cosméticos tradicionales, además del ahorro en embalaje, envasado y transporte se traducen en una inversión en mejores ingredientes, alta durabilidad y una excelente relación calidad-precio para los consumidores, con un ahorro de costes como resultado.

Sin embargo, esta tendencia no solo se limita al shampoo, sino que también ha llegado a tomarse productos para el cuidado de la piel como desodorantes, crema hidratante sólida, exfoliantes, pasta dental, entre otros, ya que la nueva demanda está creciendo debido a la idea de que los cosméticos sólidos resultan siendo un incentivo para reducir el consumo de plástico, ya que habitualmente se presentan sin envase o con uno elaborado con papel o con materiales reciclables. Este tipo de productos, al ser un concentrado de materias primas, su volumen se reduce enormemente, limitando la huella de carbono ligada al almacenamiento, envasado y transporte.

La cosmética sólida, es en definitiva mucho más que una simple tendencia. La evolución hacia lo sólido tiene un alcance mucho más amplio que no solamente abarca el cuidado personal, sino también la conciencia ambiental y la protección del planeta. En cuanto a esto, es importante destacar que el 86% de la Generación Z y el 80% de los Millennials consideran la sostenibilidad como un factor de compra significativo.

Finalmente, se estima que a nivel mundial las ventas de cosméticos sin agua crecerán a una tasa del 13,3% entre el 2021 y el 2031, así como también el mercado de productos de belleza orgánicos y naturales alcanzará los 54.000 millones de dólares en el 2027.

Fuentes: https://fashiondiscounts.uk/beauty-industry-statistics/
https://dealsonhealth.net/beauty-industry-statistics/
https://fashiondiscounts.uk/beauty-industry-statistics/